Rograsa sigue aumentando el reciclado de aceite usado

Comenta Ángel Rodrigo, gerente de Rograsa, que los reciclados van sobre todo para el combustible de biodiésel. Rograsa es una empresa innovadora que da respuesta a la necesidad de una salida racional a los aceites y grasas usados, considerados por la Ley 10/1998 de 21 de abril de residuos en su artículo 13 (B.O.E. N° 96 de 22 de abril de 1998) y el Plan Directorio de la Comunidad Autónoma de Extremadura en residuos urbanos .

Como gestores del residuo, con N° de autorización : F – 06307532/EX/U-1, tiene la autorización administrativa de la Dirección General de Evaluación y Calidad Ambiental de la Consejería de Industria, Energía y Medio Ambiente de la Junta de Extremadura, para la recogida, transporte, reciclaje y valorización de aceites vegetales usados y grasas comestibles (código LER 20 01 25).

Actualmente, Rograsa da servicio para la recogida de aceites de fritura a los establecimientos de hostelería en general (bares, restaurantes, catering, hoteles, etc.), así como a residencias de mayores, colegios, comedores y todos los centros dependientes de la Consejería de Sanidad y Dependencia de la Junta de Extremadura. “Hemos hecho convenios de colaboración con aquellos Ayuntamientos comprometidos con el medio ambiente en lo referente a la recogida selectiva de aceite en dependencias municipales o centros dependientes municipales tales como colegios, guarderías, asociaciones de vecinos, etcétera“.

Comenta Ángel Rodrigo que se ha avanzado mucho últimamente, “hasta tal punto de que todos los gasóleos deben de llevar entre un 5% y un 7% de este aceite, algo que las petroleras lo están haciendo”. Ello supone un aumento del consumo de UCO categoría 3, “porque el 99% de ellos van destinados al biocombustible”.

Rograsa, como planta recicladora de aceite, los recolecta y los limpia, “y la materia prima que obtenemos se la vendemos a las plantas de biodiésel, pasando posteriormente a las petroleras”.

Se ha certificado con la ISCC, una normativa europea de biomasa y carbón, “porque parte de los biodiésel que se fabrican en España también salen fuera, y además certifica que son sostenibles medioambientalmente y no caigan en la cadena alimentaria animal o humana”. Así, se someten a este tipo de empresas a unas auditorías trimestrales y anuales para controlar dicha certificación. Su planta de Mérida tiene asimismo la autorización ambiental unificada y en Sevilla ha montado una planta de tratamiento.

Fuente: Diario de Córdoba.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *